http://www.enriquedans.com/2014/06/informacion-y-velocidad.html

Y ¿cómo quieren los medios tradicionales paliar su inadaptación al medio internet? No nos lo perdamos, porque tiene delito: cobrando un canon a los medios en la red que difunden y comentan las noticias. Un canon, volvamos a contener la respiración… ¡calculado en función de las pérdidas de cada medio, como una manera de “premiar” su falta de adaptación y la ineptitud de sus directivos! De verdad… ¿por esto queréis cobrar? ¿O simplemente es que para redondear vuestras maltrechas (con razón, visto lo visto) cuentas de resultados, habéis decidido vender vuestra línea editorial al gobierno y poner en la calle a los directores díscolos, como quien vende su primogenitura por un plato de lentejas?

De la noche a la mañana, surgieron cursos de community management de debajo de las piedras, como una moderna versión de la fiebre del oro. Y una vez más, los que ganaron dinero fueron los que vendían palas, cedazos y mapas. En la oferta formativa había como siempre, de todo: cursos buenos, regulares, malos y muy malos, y en realidad, la evidencia de que, como en todas las cosas, la formación puede contribuir a la excelencia, pero no es ni con mucho el único factor. La experiencia en la red gestionando comunidades, el hecho de llevar tiempo gestionando una página propia, la sensibilidad, el sentido común o el conocimiento de la industria seguían siendo factores fundamentales a la hora de desarrollar una buena labor de community management.

¿Quién gestiona al gestor de comunidad que gestiona tu comunidad? » El Blog de Enrique Dans

Sobre alfabetización y educación digital » El Blog de Enrique Dans

P. ¿Cuál es el panorama en España?
R. Salvo excepciones, desesperante. La mayoría de los colegios entienden una cosa llamada “informática” como poner a los niños delante de una computadora y enseñarles a usar tres herramientas, generalmente creadas por Microsoft, como si con eso fuesen a entender algo mejor. Hoy, nadie necesita realmente “aprender a utilizar” un proceso de textos, una hoja de cálculo o un programa de presentaciones, a eso se aprende con total naturalidad solo, o utilizándolos para hacer otras cosas. Lo que hay que plantear es que los niños aprendan a relacionarse con una máquina, que sepan acceder a su programación, que puedan verla como algo versátil, que la entiendan. En España se sigue aplicando un componente vertical cuando lo que los niños necesitan es un componente horizontal, de integración en todas sus actividades. Una máquina es, por ejemplo, lo que los niños necesitan para acceder a la información, que nunca debería estar en un libro de texto, sino donde vive ya de manera natural: en la red. Pero en lugar de dedicar tiempo y esfuerzo a que los niños aprendan a localizar información, a cualificarla, a verificarla o a separar el grano de la paja, les enseñamos que “el conocimiento es lo que está dentro de un libro”, como si eso realmente fuera así o les fuese a aportar algo. Quienes apoyan el libro de texto están apoyando las posibilidades de adoctrinamiento y manipulación que ese formato representa, y dejando de preparar a sus hijos para un futuro en el que lo fundamental es que sepan encontrar en la red la información que necesitan.

Quienes no pagan – startups, empresas pequeñas, bloggers o cualquiera que simplemente no pueda planteárselo – son relegados a una “internet de segunda”, que por pura lógica se va viendo progresivamente abandonada, frente a una oferta de contenidos “de primera” que los usuarios pueden ver con calidad. La situación es idéntica a la de un gobierno repartiendo licencias de emisión de televisión o radio, pero sin más salvaguardia de la pluralidad que la que ofrece una empresa privada con sus intereses. La segunda, que las operadoras pueden controlar cualquier servicio que pretenda competir con los suyos, sean servicios de telefonía IP, de transmisión de oferta audiovisual, o de cualquier otro tipo. Y no solo servicios consolidados: eliminar la neutralidad de la red convierte a los operadoras en auténticos “aduaneros” que si ven pasar cualquier servicio que les interese, pueden ofrecerle prioridad a cambio de participación en sus beneficios. Pueden decidir qué ideas funcionan o no, qué startups lo consiguen o se quedan por el camino, y competir en ventaja con su oferta de servicios frente a cualquiera de ellas.

Las consecuencias de amenazar la neutralidad de la red » El Blog de Enrique Dans

El manejo del inglés, y una sociabilidad elevada, diferencial con respecto a muchos candidatos de otros países, De cara a un entorno académico participativo, este factor es enormemente importante: el alumno indio no encuentra ninguna barrera de tipo cultural a la hora de levantar la mano y participar, no tiene ningún problema cuando llega el momento de disentir con sus compañeros o con el profesor – los estudiantes orientales, por ejemplo, suelen tener una noción jerárquica más rígida que les lleva a pasarlo mal cuando, en el curso de la discusión de un caso, tienen que contradecir lo expuesto por el profesor, circunstancia que ocurre con cierta frecuencia – y en general, están acostumbrados a mantener diferencias de opinión manteniendo unos modales y una empatía que tienden a minimizar el conflicto.

Hablando sobre directivos indios, en El País » El Blog de Enrique Dans

Resulta llamativo observar cómo en un país y en una coyuntura en donde conseguir financiación resulta un duro reto para cualquier proyecto o empresa y en el que los grandes escándalos financieros y estafas multitudinarias han provenido precisamente de los bancos y cajas de ahorros, se pretende regular el desarrollo de un instrumento como el crowdfunding en función, aparentemente, de los intereses de estos. ¿Qué efectos puede tener sobre nuestro país una regulación de este tipo? En primer lugar, supone condicionar el posible potencial y desarrollo del ecosistema empresarial a cantidades ridículamente pequeñas, forzando a los emprendedores de todo tipo (desde pequeños proyectos e ideas emergentes hasta empresas en busca de capital) a esfuerzos muy superiores para metas muy limitadas, o al recurso a los esquemas de financiación tradicional. En segundo lugar, reduce el atractivo de nuestro país para la llegada de plataformas extranjeras dedicadas a este tipo de actividades, lo que podría redundar en una menor participación de España en un fenómeno global en el que la escala juega un papel importante y en donde, por la dinámica competitiva, es posible que se produzcan movimientos de consolidación. Además, se coarta claramente el desarrollo de nuevas ideas y creatividad emprendedora, y se invita claramente a la deslocalización y al establecimiento de los emprendedores en otros países que mantengan visiones menos limitadas de este fenómeno.

España y la regulación del crowdfunding » El Blog de Enrique Dans

Si en cualquier caso no iba a ver la película doblada, no tengo interés en una versión falsa en la que no escucho la verdadera voz de los actores ni sus inflexiones… habrá muy buenos actores de doblaje en España, pero me parece sencillamente demencial cargarse una obra así. En mi caso, no quiero ni siquiera subtítulos, que me distraen, pero podría aceptarlos si el mercado los pide. ¿No pueden pensar en segmentar su público, ofreciendo el mismo día del estreno la versión original subtitulada, y la versión doblada más adelante cuando se haya terminado su grabación?

Pues nada… vamos a ver “Her” » El Blog de Enrique Dans

El enemigo: el libro de texto. Sea en el formato que sea, en papel o electrónico, el libro de texto es un artefacto del pasado que define un formato autocontenido, un “paquete” en el que está, supuestamente, “todo” lo que el alumno debe aprender a lo largo de un curso en una asignatura. Un formato completamente del pasado, completamente contraproducente con respecto a lo que deberían ser los objetivos de la educación hoy: en pleno siglo XXI, la información es ubicua, está por todas partes, y lo que debe enseñarse a los niños es cómo manejarse en un océano de información. Dársela “empaquetada” y pretender objetivos memorísticos evaluados en función de la retención y la redacción en un examen es absurdo, y favorece el uso de la herramienta con propósitos de adoctrinamiento,

En “Para todos la 2″, hablando sobre móviles en la escuela » El Blog de Enrique Dans